miércoles, 25 de junio de 2014

Ensalada marroquí

Esta ensalada marroquí de berenjenas en realidad tiene mucho que ver con uno de nuestros tradicionales pistos y en mi opinión está lejos de lo que nosotros consideraríamos una ensalada, que identificamos más con alimentos crudos.

La llamemos como la llamemos, es un magnífico entrante lleno de los sabores que identificamos con el verano y también estupenda como guarnición de un plato de carne o pescado. Además las especias le aportan un delicioso y exótico sabor.

Ingredientes 

  • 2 berenjenas, 
  • 3 tomates
  • AOVE
  • 2 dientes de ajo
  • una cucharadita de pimentón
  • Una cucharadita de comino molido, 
  • 1/4 cucharadita de cayena molida, 
  • 2 cucharaditas de hojas de cilantro picadas
  • 2 1/2 cucharadas de zumo de limón
  • Lino
  • Sésamo      

    Elaboración:

    Con un cuchillo o un pelador quitamos unas tiras de la piel de las berenjenas. Las cortamos en rodajas de 1cm de grosor, las espolvoreamos con sal y 
    las ponemos en un colador 
    para que vayan escurriendo el agua que suelten. las dejamos durante unos 20 minutos y después las secamos con un papel de cocina. Pelamos los tomates y los cortamos en daditos pequeños.

    Calentamos el aceite de oliva en una sartén. Freimos las rodajas de berenjenas hasta que estén doradas por ambos lados, las vamos sacando y poniendo en un plato con un papel de cocina para que absorban el aceite sobrante. En el aceite que haya quedado en la sartén, freímos los dientes de ajo picados sin dejar que se tuesten, añadimos el tomate, el pimentón, el comino ,la cayena , el lino y el sésamo.

    Volvemos a poner las berenjenas en la sartén y dejamos cocer aplastando ligeramente las berenjenas y el tomate con una cuchara de madera. Cocemos hasta que se haya evaporado casi todo el líquido. Cuando el aceite se separe, quitamos el exceso y añadimos el cilantro y el zumo de limón y rectificamos de sal y pimienta. Servimos templada o fría.

    Con unas tostas y un queso viejo esta riquísimo.