lunes, 13 de enero de 2014

La diosa que corresponde a cáncer

CÁNCER
22 de junio / 20 de julio

 

La Diosa: Hera, deidad del compromiso y del matrimonio, en Roma la llamaban Juno. Es protectora, leal, convencional, puede aludir al compromiso, como asimismo al resentimiento. Sus símbolos son el pájaro cuco, las plumas de pavo, los ojos escrutadores, la diadema, el velo. Y los colores púrpura, lavanda, verdes y azules iridiscentes. Se afirma que Hera fue criada por las estaciones; se convirtió en la protectora y fertilizadora de las plantas y las cosechas.

Frase Talismán: “Represento la entrega y el compromiso con otro”.

Oportunidades de 2014: Un buen período financiero augura el planeta Júpiter, presente en el cielo hasta mediados de julio. También destaca tu atractivo personal: estás justo en tu elemento, lo más intenso de lo femenino: sutil, delicado, soñador y fantasioso. Son tiempos en que te preguntas por tus actitudes hacia el amor, hacia la pareja y hacia el ser madre. Necesitas buscar situaciones que te ayuden a centrarte, pues la Luna, aunque es una vibración muy positiva, puede inducir a confusiones y a tentaciones de todo tipo.

Lo que conviene observar: Que se produzcan situaciones que te rompan los esquemas, que no puedas manejarlas con tu diplomacia e inteligencia. Por ello, conviene que te alinees con alguna técnica meditativa, en especial la danza, los ejercicios con respiraciones o la repetición de un mantram. Por ejemplo, el Ohm que, es el sonido universal de la creación y que, si lo efectúas en forma disciplinada, te apoyará para que no te pierdas en tu imaginación que se te desborda fácilmente.

Ritual de fin de año: En la noche vieja, la Luna estará apenas visible en tu signo complementario: Capricornio. Agua y tierra se atraen y forman el barro. Capricornio, signo de tierra, recibe a la Luna y se ablanda con ella. Buen momento para tener mucho que beber. Surge la diosa del hogar y de las tradiciones, Hera, que se ocupa de tener la mesa bien puesta, poner cuadros con imágenes de parejas armoniosas, velas celestes y azules potenciando el agua y las emociones. Música tradicional, romántica y bailable, y decoración que traiga reminiscencias medievales con plumas de pavos reales y ropas señoriales.