sábado, 26 de abril de 2014

Bizcocho de nueces y jarabe de Arce

Tenía ganas de un bizcocho diferente hacia tiempo que lo vi pero nunca llegaba el momento, hasta hoy y con lo bueno que esta no será el último que prepare.



Historia y procedencia del sirope de arce:

Los indios americanos enseñaron a los colonos (que provenían de Inglaterra) a saber explotar el árbol de arce para su savia, hervir este brebaje de sanación que los indígenas llamaban “Sweetwater”. Lugares como Canadá, Nueva York y Vermont son conocidos por sus productos de arce superiores. (Lo mejor en esta parte del planeta) La temporada de “maple-tapping” (llamada también como “zafra”).

En pocas palabras, el sirope de arce es la savia que ha sido cocinada hasta su punto máximo de ebullición,  la mayor parte del agua se ha evaporado y la savia es espesa y almibarada, cuando la savia está concentrada tiene un alto nivel vitamínico, los antiguos pobladores les tomaba unos 20 días para hacer un galón de jarabe (6 litros), mientras que hacia el final de la temporada, puede tomar hasta 50 litros de savia. El azúcar de arce, que es aproximadamente dos veces tan dulce como el azúcar blanco granulado, es el resultado de hervir la savia hasta que el líquido se haya evaporado casi por completo.

El jarabe de arce se clasifica por color y sabor. En Estados Unidos es: “Fantasía o grado AA”, una luz de color ámbar jarabe con un sabor suave, de grado A es ámbar medio y suave con sabor, y Grado C es muy oscuro, con un robusto, de grado B es de color ámbar oscuro y sabor delicioso sabor. Dado que el procesamiento de jarabe de arce es mano de obra y de labor intensiva, jarabe de arce puro es bastante caro a comparación de los otros.

El jarabe de arce, sirope de arce, miel de maple, es un dulce fabricado a partir de la savia del arce. Usualmente se lo combina con crepes o gofres, aunque también puede ser usado como ingrediente para horneados y en la preparación de postres.



INGREDIENTES:

 BIZCOCHO:

  • 200g de harina de,espelta
  • 1 sobré de levadura
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 200g de azúcar moreno
  • 125ml de leche
  • 200g de mantequilla, derretida y un poco más para engrasar
  • 50ml de Jarabe de Arce
  • 2 huevos batidos
  • 75g de nueces picadas 
CRUJIENTE:
  • 50g de azúcar en polvo
  • 50g de nueces
GLASEADO:
  • 300g de queso crema de untar
  • 25ml de Jarabe de Arce
  • 200g de azúcar glass


Elaboración:

Precalentar el horno a 180º esta temperatura puede variar según cada horno. Untar un molde con mantequilla y poner en la base papel de horno, para poder desmoldar el pastel con más facilidad.
De manera tradicional o con la termomix

Tamizar la harina, levadura y la sal en un tazón grande y mezclar con el azúcar.
En un recipiente a parte, mezclar la leche con la mantequilla, Jarabe de Arce y los huevos. Termomix 5 minutos velocidad 3, temperatura varoma .Puede que de sensación de que se corta, pero no pasa nada, hay que seguir mezclando hasta que quede uniforme. A continuación agregaremos los ingredientes húmedos a la harina y el azúcar, y mezclar para combinar.
Finalmente, añadimos las nueces picadas. Termomix 15 segundos velocidad 6

Echar la mezcla en un molde y meter en el horno. Dejaremos que se haga aproximadamente 1 hora.
Retirar del horno el pastel y dejar que se enfríe en el molde durante 10 minutos y desmoldar.

Para el crocanti:  Colocar el azúcar en una sartén anti adherente y esparcir las nueces por encima.
Cocinar a fuego medio hasta que el azúcar tenga un color caramelo. Hay que tener mucho cuidado por que se queman enseguida.

Verter la mezcla sobre el papel hornear con el que hemos forrado la bandeja del horno y dejar que se enfríen un poco y separarlas.
Dejaremos algunas enteras para la decoración, y el resto las picaremos.

Para el glaseado: Batiremos todos los ingredientes hasta que se quede una mezcla suave. Y el 
 glaseado por encima. Termomix todo junto 3 minutos velocidad 6.
Para adornar podemos poner nueces enteras, caramelizadas o sin caramelizar.